El fin del endurecimiento de Israel

AB-LOS DOS TESTIGOS DEL APOCALIPSISSaludos amigos, hoy quería que disfrutasen con un excelente video documental en hebreo con subtítulos en español, que nos apercibirá del momento profético que estamos viviendo. Es solo una muestra de lo que está ocurriendo en estos últimos tiempos, cuando cada vez más judíos están abriendo sus mentes al evangelio eterno. Cumpliendo con el plan divino de restauración de Israel, últimamente proliferan los estudios acerca de Yeshúa llevados a cabo por los propios judíos, que movidos a celos como explicó el apóstol Shaúl (Pablo) en el capítulo once de la «Carta a los romanos», reclaman justamente el origen hebreo de Yeshúa rescatándolo de la falsa imagenería gentil, y emancipándose asimismo de la ceguera común orquestada por el judaísmo rabínico ortodoxo que desde siglos solo acepta su halajá o doctrina como válida, negando la evidente riqueza y diversidad dentro del propio judaísmo.

Noten el acierto simbólico al usar un árbol en el video a modo de cruz en forma de letra hebrea tsade צ (que simboliza al justo o tsadiq), y que recuerda así mismo a los dos palos que el Eterno le ordena juntar al profeta Ezequiel: Judá y Efraim (judíos y diez tribus asimiladas del norte restauradas de entre los gentiles). También nos evoca los dos olivos mencionados en Zacarías, y en el capítulo once de Revelación y  de Romanos principalmente. Aprecien también el detalle acerca de la fecha sugerida para el nacimiento de Yeshúa en Pésaj (Pascua hebrea), durante la primavera, que obviamente explica el hecho de que los pastores estuvieran por la noche cuidando del rebaño, cosa improbable en invierno. En otra ocasión daremos también otra versión del nacimiento de Yeshúa, bastante interesante desde el punto de vista simbólico y que correspondería al tiempo de la fiesta de Sukkot o Tabernáculos.

Podemos asegurar que estamos conociendo el fin del endurecimiento de Israel. El fin o propósito del Eterno en ello, y el fin o cese de dicha dureza.

Disfruten de este interesantísimo documental en la lengua de nuestro hermano mayor (Rom 8:29). Shalom.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *